OS LO CREÉIS TODO, COÑO