Alberto Rodríguez cierra la puerta al salir y se pilla una rasta

El ya exdiputado podemita ha cerrado con fuerza una de las puertas del Congreso y se le ha quedado una rasta enganchada.

Alberto rodriguez puerta
El exdiputado canario ha tenido un pequeño percance con una de las puertas del Congreso.

El político español de Podemos y obrero industrial de formación, Alberto Rodríguez cierra la puerta al salir y se pilla una rasta.

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha decidido este viernes retirar el escaño al diputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez condenado por el TS por pegar a un policía.

Entonces han empezado a surgir jueces y especialistas jurídicos por todas partres, desde Ione Bearra hasta el inefable Pablo Echenique.

Tras los especialistas en los Talibanes afganos y los sempiternos vulcanólogos, ahora nos toca lidiar con gente que le dice a los jueces como hay que hacer las cosas.

Así que mandamos a nuestros monos borrachuzos al Congreso de los Diputados para que recaben más información sobre el particular y se interesen por la salud del diputado canario.

NUESTROS PRIMATES COLABORADORES ACUDEN HASTA EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS PARA ENTREVISTARSE CON ALBERTO RODRÍGUEZ:

Nuestros primates colaboradores acuden raudos, ebrios y pizpiretos hasta el Congreso de los Diputados.

Los monos beodos y nuestro Becario Desbocado llegan hasta la Carrera de San Jerónimo, saludan a Daoiz y a Velarde y entran como Pedro (Sánchez) por su casa.

El exdiputado canario Alberto Rodríguez cierra la puerta al salir y se pilla una rasta, esto es lo que hemos venido a averiguar.

Los diputados estan de cachondeo en el bar o en los pasillos aledaños y nos cuesta encontrar a Alberto Rodríguez.

Finalmente lo encontramos en una apartada estancia, peinándose ya que cuando la Presidenta del Congreso, Meritxell Batet, le ha comunicado que se tiene que ir, Alberto ha tenido un pequeño percance.

“Hola monos, ¿cómo estáis?, gracias por preocuparos por mi salud e integridad física”, nos saluda Alberto.

“Afortunadamente sólo ha sido un susto pero cuando he cerrado la puerta al salir, se me ha quedado una rasta enganchada y no podia sacarla, la rasta digo, ha tenido que venir Ione Belarra ha ayudarme”, nos cuenta el ya exdiputado.

Saludamos, nos despedimos, y al comprobar que todo ha sido un susto nos perdemos por las tabernas de la zona.

Desde Paren las rotativas, como siempre al pie del cañón, les seguiremos informando de todas las novedades que acaezcan a lo largo y ancho del orbe.