Otegui pide perdón a los animalistas por haber cazado tantas moscas

El político de Elgóibar jace un guiño a las asociaciones animalistas y pide a la población no alimentar la moscofobia.

Otegui Bildu
El político de Elgóibar pide perdón a los pobres animalitos.

El político separatista vasco Arnaldo Otegui pide perdón a los animalistas por haber cazado tantas moscas a lo largo de su vida.

Arnaldo Otegi Mondragon es un político español, actual coordinador general de EH Bildu. De ideología secesionista, anteriormente fue secretario general de Sortu y portavoz de Batasuna. 

El de Elgoibar ha dado una rueda de prensa esta mañana y ha pedido perdón a los animalistas y a Greenpeace por haber matado tantas moscas en su puta vida.

O eso nos han dicho nuestros primates colaboradores, que normalmente se suelen inventar cosas, sobretodo cuando se emborrachan.

Así que decidimos mandarles al País Vasco para confirmar o desmentir esas curiosas declaraciones para evitar la moscofabia.

NUESTROS PRIMATES COLABORADORES VIAJAN HASTA GUIPÚZCOA PARA HABLAR CON EL COORDINADOR GENERAL DE EH BILDU:

Nuestros primates colaboradores acuden raudos, ebrios y pizpiretos hasta la localidad de Elgóibar para entrevistarse con Arnaldo y tomar dos sopas de caldo.

Una vez en las Vascongadas, tardamos 5 días en encontrar a Otegui, básicamente porque no lo buscamos y nos vamos de “pintxos” y nos ponemos hasta el culo de txacolí.

Una gran tierra para los monos beodos, de eso no cabe ninguna duda.

Pero aquí hemos venido para confirmar o desmentir si Otegui pide perdón a los animalistas por haber cazado tantas moscas.

Finalmente, y con una turca del quincem encontramos a Arnaldo en su domicilio.

El de Elgóibar nos abre las puertas y ventanas de su casa, primero para ventilarla y dspués nos acomodamos y nos saca más txacolí.

Tiene que hacer la entrevista el Becario Desbocado porque nosotros vamos borrachos como cubas.

“Vaya borrachera llevan esos monos, mira Becario, el sufrimiento de las moscas es muy importante, por eso he pedido disculpas, de tanto cerrar el puño he matado unas cuantas. Además hay que acabar con la moscofobia”, le cuenta Arnaldo a nuestro becario.

Y nos echa con un rastrillo oxidado ya que los monos están empezando a vomitar los sofás.

Desde Paren las rotativas, como siempre al pie del cañón, les seguiremos informando de todas las novedades que acaezcan a lo largo y ancho del orbe.