Un murciano compra una bolsa de magdalenas y gana una moción de censura

Viajamos por primera vez en nuestra historia a Murcia para recabar información sobre una bizarra historia. Más bizarra que nuestras noticias.

Bolsa de magdalenas
El señor de Murcia no es que hiciera el negocio del siglo con su compra.

Sucedió ayer por la tarde en el Mercadona de la capital murciana. Un murciano compra una bolsa de magdalenas y gana una moción de censura.

El señor de Murcia, que no ha querido revelar su identidad por miedo a los tránsfugas, nos ha convocado para pedir asesoramiento ya que no tiene ni puta idea que hacer.

Así que el equipo móvil de Paren las Rotativas se desplaza esta vez hasta Murcia para entrevistarse con el anonimo señor. Con el agraciado.

Llegamos a Murcia a primera hora de la tarde y nos dirigimos al domicilio del señor, sito en el Barrio de Vistalegre.

NUESTROS PRIMATES COLABORADORES VISITAN POR PRIMERA VEZ LA CAPITAL MURCIANA Y SE EMBORRACHAN DEMASIADO:

Nuestros primates colaboradores acuden raudos, ebrios y pizpiretos hasta la capital murciana para recabar más información sobre el particular..

No encontramos el Barrio de Vistalegre en cuatro dias así que pasamos cuatros días y cuatro noches borrachos como cubas hasta que tenemos un golpe de suerte.

Un amable parroquiano que va más borracho que nosotros nos indica el camino hacia el barrio de Vistalegre.

Por fin logramos entrevistarnos con el famosos Señor de las Magdalenas, como ya le llaman en Murcia.

Un murciano compra una bolsa de magdalenas y gana una moción de censura y por eso ya le llaman el Señor de las Magdalenas.

El hombre nos hace pasar a su domicilio y nos acomoda en la salaza de estar.

«Monos periodistas borrachos, esto no me lo esperaba. Mirad, el otro día fui al Mercadona y me compré una bolsa de magdalenas y me tocó de premio una moción de censura, y, sinceramente no sé que hacer con ella», nos confiesa el hombre.

Nosotros le decimos que se la compramos por el módico precio de 3 sandías. Acepta y nos vamos con la moción de censura a la redacción del periódico.

Desde Paren las rotativas, como siempre al pie del cañón, les seguiremos informando de todas las novedades que acaezcan a lo largo y ancho del orbe.