Celaá dice ahora que los hijos si que son de los padres, que se apañen

La ministra de Educación y Formación Profesional del Gobierno del Reino de España se desdice y asegura ahora que los hijos si que pertenecen a los padres.

Celaá
La ministra de Educación se lava ahora las manos y se pone mascarilla.

La ministra de Educación y Formación Profesional del Gobierno de España desde junio de 2018, Isabel Celaá dice ahora que los hijos si que son de los padres, que se apañen.

La política del Partido Socialista Obrero Español ya no cree que los hijos no pertenezcan en ningún caso a los padres, ahora dice todo lo contrario.

A pocos días del pistoletazo de salida del nuevo curso escolar, nadie tiene ni puta idea de como va a realizarse.

Pero una cosa está clara, los niños vuelven a pertenecer a los padres y el Gobierno se lava las manos como Poncio Pilatos.

«Los niños son de los padres, claro que sí, ahora que se apañen como puedan, yo me voy a tomar un refresco», afirma la bilbaina.

EN BUSCA DE LA MINISTRA CELAÁ:

Nuestros primates no humanos colaboradores se dirigen al despacho de la ministra de Educación para recabar más información sobre el particular.

Raudos, ebios y pizpiretos ellos, no tardan en que el bedel les de una patada en el culo.

Pero poco tiempo después se las apañan para acceder al despacho de Isabel Celaá y poder tener una charla con ella.

No sin antes darle un susto de muere, eso está claro.

Vamos directo al grano y le preguntamos por su famosa frase: Celaá dice ahora que los hijos si que son de los padres, que se apañen.

La política socialista no pierde la compostura y nos recibe cordialmente con unos tintos de verano, cosa que le agradecemos profundamente.

«Mirad, monos periodistas, a veces la prensa tergiversa mis palabras, yo nunca dije que los niños no pertenecieran a los padres, fue todo un malentendido», nos explica Celaá.

También nos explica que el nuevo curso escolar se va a desarrollar con total normalidad y que los padres se apañen, que para eso son sus hijos.

Después somos escoltados por los pasillos e invitados amablemente a abandonar el luhgar.

Desde Paren las rotativas, como siempre al pie del cañón, les seguiremos informando de todas las novedades que acazezcan a lo largo y ancho del orbe.