Se rompe un enanito de jardín en el casoplón de Iglesias en Galapagar

Un enanito de jardín del casoplón del matrimonio Iglesias-Montero sito en Galapagar, aparece roto en extrañas circunstancias.

Iglesias_montero
La pareja de políticos madrileños esta desolada.

Tremenda exclusiva de nuestros primates colaboradores de Paren las Rotativas. Todo el país daba por hecho que la pareja lloraba porque había triunfado su opción en la sesión de investidura y se había formado Gobierno, pero no, la causa real del llanto del matrimonio Iglesias-Montero era que un enanito de jardín de su mansión en Galapagar había estallado en mil pedazos.

En un trabajo de investigación sin precedentes en la historia del periodismo español, los monos contactaron con el jardinero que se encarga del mantenimiento del casoplón de la pareja Iglesias-Montero y pudieron comprobar y ratificar que el matrimonio no lloraba por la investidura, ni mucho menos, los dos lloraban desconsoladamente por que un enanito de jardín de su morada se había roto.

«Resulta que estaba haciendo mi ronda rutinaria por el inmenso jardín del casoplón cuando me he percatado que faltaba un enanito de jardín, ha sido acercarme y verlo hecho añicos a unos metros de donde estaban sus compañeros», nos comenta el encargado de mantenimiento.

«No sabemos si han sido las inclemencias del tiempo, alguna gamberrada de un vecino o un atentado de la ultraderecha, ahora mismo revisaré todas las cámaras de vigilancia para ver si puedo esclarecer los hechos», prosigue el trabajador del matrimonio Iglesias-Montero.

«Además el rojo, el favorito de la señorita, y cuando les he llamado, no veas que llorera les ha entrado a los dos, yo creo que lloraba hasta Echenique», nos dice el encargado mientras se despide de nosotros rápidamente para ver las cámaras de seguridad.

Desde Paren las rotativas, como siempre al pie del cañón, les seguiremos informando de todas las novedades que acaezcan a lo largo y ancho del orbe.