Trump y Sánchez se reunen para sentar las bases de un acuerdo y el único que se sienta es Sánchez

Paren las rotativas descubre que Donald Trump y Pedro Sánchez se reunieron a solas tras el gesto del presidente de los Estados Unidos a su homólogo español para que se sentara.

Donald Trump
Trump quiso desagraviar el famoso gesto invitando a unas birras a Pedro Sánchez

Nuestros primates colaboradores de Paren las rotativas han descubierto que el presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump y su homólogo español, Pedro Sánchez, tuvieron una reunión secreta en la ciudad de Bangor (Maine), que no ha trascendido a los medios de comunicación, pero que el olfato periodístico del Chimpancé Ilustrado.

El motivo de tan secreta reunión era sentar las bases para un futuro acuerdo entre los dos países en materia de defensa, pero acabo siendo un encuentro informal, donde el único que se sentó fue Pedro Sánchez.

Nada más llegar a una zona rural, más propia de las novelas de Stephen King que de una reunión de este nivel, Trump hizo un gesto a Sánchez para que se sentara en el porche de una vieja casa. El presidente norteamericano quiso así demostrar que cuando le hizo sentar el otro día no fue un gesto de mala educación, sino un gesto de hospitalidad tejana.

Sánchez le contó a Trump que tiene un Falcon para viajar a donde le dé la gana a lo que Trump contestó que a el le gustaba mucho la serie Falcon Crest.

Así transcurrió la reunión, sin aclarar absolutamente nada y con la mesa del porche de la vieja casa de Bangor llena de latas de cerveza vacías. Acabaron hablando de que Melania no acaba de pillar el punto de la tarta de manzana pero que la comida eslovena es exquisita.

Corre el rumor de que cuando cayó la noche los dos presidentes se fueron de marcha por Bangor con todo se séquito de guardaespaldas, pero esto no lo hemos podido confirmar.