Detenido en Francia un hombre por llevar un chaleco amarillo mientras arreglaba un pinchazo

Un ciudadano burgalés ha pasado la noche en la comisaría de Niza tras un lamentable malentendido con los gendarmes franceses.

Chalecos amarillos
La Gendarmería francesa cometió un error fatal.

Una simple avería, el pinchazo de una rueda concretamente, le ha costado un disgusto a Juan Migueláñez, un ciudadano burgalés que se dirigía con su vehículo a Génova por cuestiones laborales. Juan se dispuso a reparar la avería a la altura de Niza, en territorio francés, y tal como mandan los cánones, se puso el chaleco reflectante amarillo para hacerse más visible y evitar más incidentes.

En cuestión de minutos, el hombre fue rodeado por dos patrullas de la policía francesa y fue detenido sin miramientos y trasladado a la comisaria de Niza, donde pasó la noche antes de que el cónsul español interviniera en el asunto.

Al salir de comisaria, Juan se mostró muy nervioso y confuso ante tal situación y no paraba de decir: «No se qué me decían de Gilet Jaune, el gilet, el gilet, y yo no paraba de repetirles que me afeitaba con Wilkinson, aun así me metieron en la furgona y me llevaron a comisaria».

La rápida intervención del consulado español aclaró el malentendido y Juan ya está libre con su familia y amigos aunque ha asegurado que «no volveré a comerme una tortilla francesa en mi vida». El Presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, ha pedido disculpas al afectado y al gobierno español para evitar tensiones diplomáticas.